martes, 12 de junio de 2018

El miedo a la anestesia en una Cirugia Estetica Madrid

Uno de los miedos más habituales al enfrentarse a una cirugia estetica madrid es el miedo a la anestesia. Los pacientes se suelen preocupar por cómo será la recuperación después de la anestesia.
Desde Clínica Granado Tiagonce queremos tranquilizaros acerca de la anestesia ya que hoy en día es un procedimiento muy seguro aunque, por supuesto, hay que conocer los riesgos siempre antes de cualquier operación de cirugia plastica madrid.
Lo más importante es acudir a una clínica de cirugia plastica en Madrid con la suficiente solvencia y experiencia,  donde  los riesgos propios en cualquiera de las operaciones estéticas, queden minimizados y que en caso de cualquier contratiempo, el equipo médico sepa solventarlo sin problemas.
Dr.Granado y Dr.Torres en una cirugia estetica Madrid

 Cuando se va a llevar a cabo una operación, el cirujano plastico madrid realiza siempre un estudio preoperatorio para valorar el estado físico del paciente que revisa el anestesista para valorar las distintas anestesias que son óptimas en cada paciente y cirugía concreta. Si el paciente toma algún medicamento o tiene alguna alergia conocida deberá indicarlo en este momento para que el cirujano y anestesista lo tengan en cuenta y, en el caso del medicamento, si debe suspender su ingesta durante unos días.
El paciente debe acudir a la intervención de cirugia estetica madrid en ayunas un mínimo de 8 horas antes. Hay que quitarse todos los objetos que se lleven encima, abalorios, pulseras, piercings e incluso implantes dentales (siempre que no sean fijos) además de evitar el uso de maquillaje y esmalte de uñas ese día.
El anestesista forma parte del equipo del cirujano y está presente en la cirugía. Su objetivo es que el paciente esté dormido, no recuerde nada de la operación y no sienta dolor. El anestesista estará presente durante la intervención controlando ritmo cardíaco, respiración y temperatura.
Anestesista de Clínica Granado Tiagonce supervisando la monotorización de una paciente

Asimismo, una vez que acaba la operación y se traslada al paciente a la sala de recuperación, el anestesista estará allí velando hasta que el paciente se despierte completamente.
Los tipos de anestesia que usamos en operaciones de cirugia plastica y reparadora son:
Anestesia general: en esta intervención el paciente está completamente inconsciente y se controla la respiración mediante mascarilla, se usa en cirugías complejas como liftings o liposucciones.
Anestesia local: se utiliza en zonas muy localizadas y por tanto el paciente está despierto pero no nota dolor alguno. Se utiliza en extirpaciones de bultos o, por ejemplo, en reconstrucciones de pezón o levantamiento de labios (lip lift).
Anestesia epidural: se suele utilizar en cirugia abdominoplastia o liposucciones ya que anestesia solo la zona a tratar bloqueando diversas terminaciones nerviosas de la médula espinal.
Anestesia raquídea: es muy parecida a la epidural pero se aplica en el líquido encéfalo raquídeo lo que produce relajación muscular y adormecimiento de efecto inmediato.
Sedación: en la sedación el paciente está dormido, pero respira por sí mismo y se le puede despertar fácilmente. Se combina con anestesia local para que los pacientes no sientan dolor. Puede usarse sedación en cirugías de lifting, blefaroplastia o combinada con epidural en liposucción madrid mejor precio.
Después de las operaciones con anestesia, el paciente estará un tiempo en recuperación en la sala de reanimación y se irá despertando poco a poco. Después y dependiendo del grado de la intervención, lo llevarán a planta o, en casos de cirugía ambulatoria, podrá irse a casa en cuanto le den el alta.
Asimismo, en los tratamientos faciales sin cirugia usamos crema anestésica EMLA para evitar el dolor de los pinchazos y las inyecciones con aquellos pacientes que lo solicitan porque prefieren no sentir nada. La crema EMLA es una pomada analgésica que se extiende sobre la piel con un pequeño masaje consiguiendo dejar la zona relajada, se deja actuar de 30 a 40 minutos y después se procede al tratamiento elegido, ya sea infiltraciones de bótox, ácido hialurónico, etc.



No hay comentarios:

Publicar un comentario