martes, 29 de mayo de 2018

Cirugia reconstructiva de mastectomia y su tratamiento postoperatorio

Muchas mujeres pasan por el trance de descubrir, de repente, un bulto en el pecho con diagnostico de cáncer de mama.
En ese mismo momento comienza un periodo difícil de afrontar, nuestra rutina es interrumpida por la llegada de esta mala noticia y la mayoría pensamos “esto no me puede estar pasando”.

Gracias a los avances médicos e investigaciones, el cáncer de mama es una enfermedad cuya información es cada vez mayor, aumentando las probabilidades de un rápido diagnostico y tratamiento postoperatorio.

La lucha de superación de la paciente junto con el apoyo de sus familiares cercanos es un punto clave para la recuperación de este trance ya que tras superar esta enfermedad continúan nuestras vidas, siendo unas personas más fuertes y preparadas. Precisamente ese es el objeto de este artículo: explicar que hay vida (y mucha) tras superar este tipo de enfermedad.

Según la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), “el cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. Sólo en España se diagnostican cerca de 22.000 nuevos casos al año. Afortunadamente la información es cada vez mayor y aumentan las probabilidades de un rápido diagnóstico y tratamiento, lo que ha permitido que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de este tumor sea del 82,8% en nuestro país, por encima de la media europea y en línea con los países con las mejores cifras de supervivencia”.
Normalmente se da en mujeres mayores de 50 años, pero aproximadamente un 10% se diagnostica en mujeres menores de 40 años.
La mastectomía es la cirugia de mamas para la extirpación quirúrgica de una o ambas mamas de manera parcial o completa. Se realiza para luchar contra el cáncer de mama y en algunos casos de manera profiláctica (de manera preventiva en aquellas mujeres que presentan alto riesgo de contraer cáncer de mama).
Muchas mujeres tras ser diagnosticadas de cáncer de mama tienen que pasar por esta cirugia reconstructiva de mastectomia, distorsionando la imagen que tienen de ellas mismas, con sus secuelas tanto físicas como psicológicas.


Resultado de #cirugiareconstructivademastectomia en Clínica Granado Tiagonce


No solo nos enfrentamos a una cirugia estética madrid  y los peligros que conlleva, sino que tras esta operación sufriremos la extirpación de un órgano con gran carga emocional y existencial para la mujer.

Por ello me atrevo a decir que la cirugía estética madrid, en muchos casos, deja de ser una cuestión de estética y pasa a ser una cuestión de salud, como es en la reconstrucción postmastectomía.


La reconstrucción de mama en la cirugia plástica y reparadora,  forma parte del tratamiento del cáncer de mama paliando el efecto de la mastectomía y siendo fundamental para la autoestima de la mujer, eliminando cualquier secuela física y psicológica, optimizando su calidad de vida y de las relaciones personales futuras.

Por ello en la clínica de cirugia plástica madrid, la @clinicagranadotiagonce cuentan con una unidad de medicina oncológica donde resuelven todas las dudas relacionadas con este tipo de cirugía plastica y reparadora http://clinicagranadotiagonce.com/gallery/cancer-de-mama/, así como con todo un equipo multidisciplinar específicamente formado para atender a este tipo de pacientes.


Equipo de Consulta Clínica Granado Tiagonce

Los beneficios del proceso reconstructivo quirúrgico requieren la intervención de un cirujano plástico madrid,especializado en este tipo de operaciones estéticas, que nos acompañe e todo el proceso.

El  linfedema es uno de los efectos secundarios más frecuentes tras una mastectomía y se traduce como la acumulación de líquido intersticial en el brazo del mismo lado de la intervención, provocando un aumento de su tamaño.

El linfedema se refiere al tipo de edema producido por una obstrucción en los canales linfáticos del organismo. Tal situación se produce por la acumulación de la linfa (compuesta por un líquido claro rico en proteínas y fibroblastos) en los espacios intersticiales (área existente entre las distintas células de un tejido), dentro del tejido celular subcutáneo.


Fisioterapeuta de Clínica Granado Tiagonce


Obedece por lo general a un fallo o a una insuficiencia en el sistema linfático, y trae como consecuencia el aumento del volumen de las extremidades, en forma completa o parcial, y la desaparición de los relieves que por debajo de la piel se aprecian. Hay que vigilarlo estrechamente en extirpación de la mama (por un tumor mamario) y linfadenectomía.

Tras una cirugia reconstructiva de mastectomia con extirpación de los ganglios linfáticos se produce un linfedema.
El linfedema de extremidad superior, secundaria a la alteración estructural linfática de la zona tumoral, en general, cursa con un aumento de volumen que interfiere con la funcionalidad de la extremidad, amén de los efectos psicológicos negativos, entre otros, en la mujer si no se trata correctamente.
Fisioterapia:

Podemos prevenir la progresión y múltiples complicaciones del linfedema.

Drenaje linfático manual (DLM):
 Técnica de masaje específica cuyo fin es incrementar la actividad de los vasos linfáticos sanos que favorecen la circulación colateral originada por la obstrucción o ineficacia de los vasos linfáticos afectados.
El arte del drenaje consiste en adaptarse al tejido de la piel (blando o duro), por lo tanto no existe una presión ideal. La herramienta de trabajo son las manos que se adaptan y trabajan con la piel.
El tratamiento de la extremidad superior se inicia en el cuello y tronco para el vaciamiento de los vasos linfáticos principales. Lentamente se continúa hacia las zonas más distales de la axila terminando en la mano y dedos. En ningún momento la linfa será impulsada hacia la axila; se abrirán anastomosis linfáticas hacia la ingle, espalda y lado sano; de esta manera se reducirá el estancamiento linfático de la zona axilar que es responsable de la hinchazón de muñeca, mano, codo, brazo y/o hombro.

Ejercicio:
Las contracciones musculares durante el ejercicio favorecen la bomba muscular, haciendo que la linfa circule. Por este motivo el ejercicio es considerado como parte integrante de la rehabilitación.
Es importante prestar una especial atención al tipo de ejercicio: los aeróbicos y de resistencia no se aconsejan por la fatiga muscular y el consumo energético que producen; en caso de llevarlos a cabo se recomienda usar una prenda de compresión o un vendaje compresivo. La duración de los ejercicios no debe ser superior a los 30 minutos.

Presión Hidrostática:
La elevación de la extremidad afectada favorece la presión hidrostática y la disminución del flujo linfático. El cumplimiento de un tratamiento postural es, en ocasiones, algo complejo y puede interferir en la dinámica laboral.
Las prendas de compresión (vendajes, mangas, guantes elásticos) proporcionan un tipo de presión externa en la extremidad afectada con el objetivo de reducir la formación y eliminar el exceso de líquido linfático acumulado en la extremidad; al mismo tiempo previene lesiones, heridas o quemaduras.
Las prendas pueden ser prefabricadas o confeccionadas a medida, siendo estas últimas las recomendadas por las diferencias volumétricas que puede presentar el linfedema del paciente.

En la clínica cirugia estética del Dr.Granado-Tiagonce encontraras a los mejores profesionales así que no dudes en contactar con ellos.


http://www.clinicagranadotiagonce.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario