viernes, 18 de noviembre de 2016

Hipersudoración: causas y tratamientos

¿Tienes problemas de sudoración excesiva? ¿Sudas mucho en la zona de las axilas, de las manos o de los pies? Si es así, puede que tengas problemas de hipersudoración o también llamado hiperhidrosis. A diferencia de la sudoración (un fenómeno fisiológico que nos ayuda a mantener la temperatura corporal), la hipersudoración se caracteriza porque se produce un exceso de sudor o transpiración de forma esporádica. Esto significa que algunas personas tienen una sudoración excesiva sin ser causada por las altas temperaturas o por la práctica de ejercicio. Esta liberación excesiva de sudor se produce en determinadas zonas del cuerpo, concretamente en las axilas, en las manos y en los pies.

Existen dos tipos de hipersudoración. Por un lado, la hiperhidrosis primaria que se inicia en la infancia o en la pubertad y dura para toda la vida. Los afectados con este problema tienen otro miembro en la familia que lo padece. Por tanto, se puede decir que es una enfermedad hereditaria. Por otro lado, la hiperhidrosis secundaria que puede comenzar en cualquier etapa de la vida. Normalmente, es consecuencia de otros trastornos como menopausia, infecciones, glándulas tiroideas, problemas de peso o desórdenes hormonales, entre otros. La hipersudoración puede afectar negativamente la calidad de vida de las personas que la padecen ya que al no poder controlar el sudor, pueden llegar a pasar por situaciones que le produzcan vergüenza o inseguridad. De hecho, muchas intentar evitar hacer deporte, levantar los brazos, dar la mano o usar ropa clara.

A pesar de todas las adversidades, existe un tratamiento eficaz que no requiere intervención quirúrgica para solucionar el problema de la hipersudoración. Se trata del Botox o también llamada toxina botulínica. Aunque el Botox es conocido por sus beneficios para combatir las arrugas, también es utilizado para solucionar este trastorno ya que actúa bloqueando los receptores de acetilcolina. Esto significa que inhibirán el estímulo simpático encargado de producir la secreción de las glándulas sudoríparas. Por tanto, frenará el exceso de sudoración. Se trata de un tratamiento que tiene una duración aproximada de 6 meses por lo que pasado este tiempo, habrá que volver a realizar una infiltración de Botox en la zona.


En Clínica Granado Tiagonce realizamos tratamientos para la hipersudoración con resultados muy eficaces. Soluciona tu problema de sudoración excesiva con infiltraciones de Botox en nuestra clínica de cirugía y medicina estética. Para más información o para solicitar una cita, contacta con nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario