viernes, 30 de septiembre de 2016

Drenaje linfático después de la liposucción

La liposucción es una intervención estética que tiene por objetivo extraer la grasa del panículo adiposo mediante una cánula y un sistema de succión. Este tipo de cirugía estética está especialmente indicada para aquellos pacientes que tras haber hecho dieta y realizado ejercicio no consiguen eliminar la grasa en algunas zonas de su cuerpo, especialmente en la zona abdominal, en los muslos o en las caderas. Los pacientes recurren a la liposucción para mejorar el contorno corporal. En el caso de las mujeres, se suele realizar en los muslos, las rodillas, las caderas y el abdomen mientras que los hombres se la realizan en el pecho, en el abdomen, en la zona lumbar y en los flancos. Tras realizar la operación estética, los pacientes deberán someterse a unas sesiones de drenaje linfático.

El drenaje linfático manual después de la liposucción consiste en realizar unos masajes suaves y específicos para conseguir los mejores resultados tras la intervención. Este tipo de tratamiento tiene por objetivo reducir la inflamación, eliminar los restos de la medicación así como de la anestesia y del suero utilizados durante la operación o favorecer la regeneración de los capilares y de los vasos linfáticos dañados tras la liposucción, entre otros beneficios. Gracias a estos masajes, los pacientes notarán menos dolores y molestias ya que les proporcionará bienestar. Además, acortará el periodo postoperatorio. El drenaje linfático mejorará el estado de la piel y además acelerará la recuperación de los tejidos.

Este tratamiento postoperatorio se deberá realizar sobre la faja de contención las primeras sesiones para evitar movilizar la piel en exceso. Posteriormente, estos masajes linfáticos se realizarán sobre la piel del paciente. Normalmente, se suelen recomendar un mínimo de 10 sesiones (dos por semana) aunque dependerá de la evolución de cada paciente. Lo ideal es  realizar una sesión diaria al comienzo y después ir reduciéndolas a dos e incluso una por semana durante los siguientes meses. Esta rehabilitación postoperatoria es importante ya que tras la liposucción se pueden dañar vasos linfáticos y también la unión de la piel con las estructuras inferiores. Por tanto, durante la primera semana es importante guardar reposo y efectuar estos masajes de una forma muy suave ya que si se mueve en exceso la piel se tendrá como resultado una piel más flácida. Desde nuestra clínica estética queremos resaltar que este tratamiento no tiene que provocar dolor ni molestias más bien debe proporcionar alivio.


En Clínica Granado Tiagonce realizamos fisioterapia postoperatoria tanto en liposucciones como en abdominoplastias o mamoplastias, entre otras intervenciones. Nuestros pacientes reciben un tratamiento personalizado ajustándonos a sus necesidades y a la intervención que se les ha realizado. Para más información, contacta con nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario