viernes, 22 de julio de 2016

Reconstrucción mamaria tras el cáncer de mama

Muchas mujeres que se han tenido que hacer una mastectomía, una operación quirúrgica para extirparse todo el seno tras sufrir o prevenir el cáncer de mama, tienen la opción de la reconstrucción mamaria. Como sabrás, el cáncer de mama es un tumor maligno no cutáneo frecuente que suele afectar a una de cada diez mujeres. Su tratamiento consiste en una intervención quirúrgica o bien en forma de mastectomía radical o bien con técnicas de cirugía conservadora de mama. En caso de la mastectomía, se puede realizar una operación estética de reconstrucción mamaría debido a que tiene una gran importancia no tanto a nivel estético sino más bien a nivel psicológico. Esto es posible porque este tipo de intervención tiene como objetivo restaurar la simetría creando una nueva mama con características muy semejantes en cuando a tamaño, forma, contorno y posición a la mama contralateral.

El proceso de reconstrucción del pecho se puede realizar o bien al mismo tiempo que se realiza la mastectomía o bien después de la misma, cuando la paciente haya terminado el tratamiento contra el cáncer de mama. Otro aspecto importante que las mujeres deben conocer a la hora de realizarse la reconstrucción mamaria es que se puede usar una prótesis de gel de silicona, lo que se denomina reconstrucción con implante. Por otro lado, se  puede usar un expansor tisular, es decir, utilizar los propios tejidos de la paciente. Independientemente de cual sea el método a escoger, ambas operación son totalmente seguras.

Normalmente, los expertos suelen recomendar la reconstrucción inmediata ya que a nivel psicológico afecta menos debido a que las mujeres no tendrán que pasar por el proceso de verse sin uno de sus pechos o en el peor de los casos, sin los dos. Sin embargo, esta intervención no se puede realizar en todas las mujeres por lo que dependerá de cada caso particularmente. Por ejemplo, la reconstrucción mamaria es una excelente solución para aquellas mujeres a las que las ha detectado el cáncer de mama en una fase temprana. Por otro lado, la reconstrucción mamaria diferida es una opción por la que suelen decantarse aquellas mujeres que todavía están intentando asimilar que padecen cáncer de mama. Por tanto, no se encuentran en el mejor momento para tomar una decisión de tal importancia. Lo mejor es que se centren en el tratamiento para combatir al cáncer y después, ya opten por la reconstrucción mamaria una vez hayan cicatrizado las heridas de la mastectomía.

Una vez realizada la reconstrucción mamaria y tras haber sanado la cirugía, el último paso será la reconstrucción del pezón y de la aréola. Normalmente, el pezón nuevo se crea al cortar y mover pequeños segmentos de la piel del seno que se ha reconstruido. A los pocos meses de esta intervención, el cirujano podrá crear la aréola. En algunos casos, se suele recurrir a la tinta de los tatuajes aunque en otros casos es posible extraer injertos de la zona de la ingle o del abdomen y añadirlos al seno para crear la aréola. Actualmente, cada vez más mujeres optan por tatuarse tanto la aréola como el pezón.

En Clínica Granado Tiagonce somos especialistas en realizar operaciones plásticas, estéticas y reparadoras. Contamos con los mejores profesionales quienes lograrán resultados totalmente naturales y seguros. Si te han hecho una mastectomía y quieres realizarte una reconstrucción mamaria, contacta con nosotros y te informaremos de nuestras cirugías reconstructivas.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario